Wiki Anrrompedia
Advertisement
Encari 01
OGAH

Enrique Castillo Rincón y sus libros «OVNI: Gran Alborada Humana» (1995), Tomos 1 y 2.

Enrique Castillo (1930-2013) fue un ingeniero colombiano que decía haber tenido contacto con seres del Sistema Shielho de Las Pléyades, viviendo una serie de 5 Encuentros Físicos con ellos entre 1973 y 1976.

Historia de Enrique

Enrique de Jesús Castillo Rincón nació en San José de Costa Rica el 24 de Agosto de 1930.

Irazú 2

Erupción del Volcán Irazú (Costa Rica) el 14 de Marzo de 1963.

De profesión ingeniero de telecomunicaciones, para él todo comenzó en Marzo de 1963, cuando entró en erupción el Volcán Irazú, que marcó la vida de la ciudad de San José. A diario, las cenizas cubrían las calles de las localidades cercanas, obligando a las autoridades a situar un puesto de observación permanente en las inmediaciones del cráter. Y Enrique, como empleado del Instituto Costarricense de Electricidad, debía llevar la energía eléctrica hasta ese puesto y comunicarlo a la capital.

Fue así como, mientras inspeccionaba el terreno junto a otros dos ingenieros, pudo contemplar la evolución de dos objetos discoidales dotados de una cúpula en su parte superior, que maniobraban muy cerca de donde se encontraban. Los 3 pudieron escuchar un penetrante zumbido que desapareció al desvanecerse las naves.

En los días siguientes, Enrique volvió a escuchar aquel zumbido que describió como un «enjambre de abejas luchando encarnizadamente dentro de mi cerebro», y que en alguna ocasión llegó a escuchar incluso su esposa.

Los zumbidos se sucedieron durante días y terminaron cambiando incluso el carácter de Enrique: comenzó a coleccionar recortes de prensa sobre OVNIs, desarrolló una capacidad poética hasta entonces insospechada y pronto se vio interrogando a otros testigos de OVNIs para satisfacer su nueva e insaciable curiosidad por el fenómeno.

Durante los siguientes 10 años, el interés de Enrique fue creciendo. Se integró en numerosos grupos de interesados en OVNIs, e impartió conferencias sobre el tema ante auditorios cada vez más numerosos en Costa Rica, Colombia y Venezuela, los países a los que lo llevaba su trabajo de ingeniero.

Barbarella

Póster de la película «Barbarella» (1968).

A fines de 1968, Enrique se encontraba en Caracas (Venezuela), para la instalación de unas redes de telecomunicaciones. En una de sus tardes libres, fue a un cine a ver «Barbarella», una aventura espacial ambientada en el año 40.000. Cuando hacía la fila para comprar la entrada, un sujeto que le dijo ser suizo, presentándose como Cyril Weiss, le preguntó si creía en la existencia de vida extraterrestre, iniciando una animada conversación.

Enrique no lo sabía aún, pero este fue, en realidad, su primer Encuentro Cercano con un extraterrestre...

Unos años después, Enrique se radicó en Bogotá (Colombia) y se casó con una mujer llamada Gloria Ortiz.

Preparación para el Contacto

Marla 3

María del Socorro Pérez Farfán, alias Marla, famosa contactada mexicana.

A mediados de 1973, Enrique recibió una extraña llamada desde México: una mujer que se identificó como Karenka, le dijo que contactaba con pleyadianos, y era discípula de la también contactada mexicana Marla. Le dijo que los pleyadianos estaban buscando más personas a quienes contactar, y uno de ellos era Enrique. Por tanto, le habían pedido que se encuentre urgentemente con él en Bogotá.

Enrique accedió al extraño encuentro. La mujer lo preparó en ejercicios de Meditación y «concentración telepática», para comunicarse con los pleyadianos.

Karenka quería impartir en Bogotá un curso para aprender a comunicarse con los «Maestros Cósmicos». Finalmente, el curso se impartió en la casa de Enrique. En él se terminó citando al grupo a un Contacto Físico el 11 de Octubre de 1973.

El Encuentro no tuvo lugar, y una patrulla militar, que estaba en la zona persiguiendo «un extraño helicóptero visto por los campesinos», les detuvo.

Pese al susto, menos de 24 horas después, Enrique volvió a escuchar el mismo «zumbido de abejas» que siguió a su avistamiento de 1963, y comenzó a recibir mensajes por Psicografía o Escritura Automática.

«Somos Emisarios de las Pléyades. Los mismos que dimos instrucciones a los incas y otras razas», aseguraban en aquellos primeros mensajes los comunicantes de Enrique, que se identificarían, de ahí en adelante, con nombres como Daiyaini, Joninka, Kramier, Krishnamerk, Kromakán, Krunula y Orhion Yamaruk.

El Primer Encuentro Físico

Tota

Lago de Tota (Boyacá, Colombia). Aparentemente, el escenario del primer Encuentro Físico de Enrique Castillo con los pleyadianos de Shielho.

Encari 04

Recreación artística del Primer Encuentro Físico de Enrique Castillo con los Pleyadianos de Shielho el 3 de Noviembre de 1973.

Las psicografías y una serie de trances y «proyecciones holográficas», tanto en sueños como despierto, le dieron a Enrique lugar, fecha y hora para el primer Encuentro Físico el Sábado 3 de Noviembre de 1973, en un lago o laguna en Boyacá, al Norte de Bogotá.

«Durante sueños, 48 y 24 horas antes del 3 de noviembre de 1973, me dieron el sitio y la hora. Tenía que ir como campesino y encontrar una esfera tapada por una piedra cerca de las raíces de un árbol. Era una laguna al Norte de Bogotá. Nunca he dado el nombre de la laguna: la gente cree que es Guatavita, pero no es ahí. Nunca he dicho su nombre, porque ellos la usan cuando tienen que pasar por aquí. He guardado celosamente el secreto», manifestó Enrique en una entrevista en 1991 sobre las indicaciones que recibió.

Posiblemente, se trataba del Lago de Tota, el más grande de Colombia (55 km²), y el segundo lago navegable a mayor altitud de Sudamérica (3.015 metros sobre el nivel del mar), después del Titicaca, que se encuentra entre Perú y Bolivia (3.812 msnm).

Enrique llegó al lugar a las 20 horas, como le pidieron. Pronto encontró la esfera, del tamaño de una pelota de golf. Al tomarla y levantarla, sintió su mano entibiarse. Caminó un poco y se encontró justo «con el bosque que había visto en sueños». Tras 10 minutos frente al lago, Enrique empezó a preguntarse si los extraterrestres lo secuestrarían, si se lo llevarían a otro planeta, o incluso si lo asesinarían.

Ya a las 20:25 horas, escuchó un ruido estruendoso y el lugar se iluminó en milésimas de segundos. Luego, dos «señoras naves» aparecieron en el cielo, las cuales describió como «enormes» y «verdaderamente sorprendentes». De una de las naves descendieron dos figuras humanas. Enrique lo describe así:

«Bajaron ellos y una luminosidad rodeaba su cuerpo. Eran aproximadamente de 1,80 metros de estatura. Sus cabellos eran rubios, ojos ligeramente rasgados de color azul, pómulos salientes y nariz recta. Vestían un traje gris ceñido al cuerpo, y guantes y botas color naranja».

«Tuve miedo, me sudaban las manos», reveló, pero escuchó una voz en su cabeza que le pidió calma. Lo tomaron de las manos y le dijeron que subirían.

Una vez arriba de la nave, le hicieron una limpieza en su cuerpo. El espacio donde estaba tenía olor a limón. Después, una compuerta se abrió. De allí salió una persona que reconoció inmediatamente: ¡Era Cyril Weiss! Pensó que era otro contactado, pero él le dijo: «No, Enrique, yo soy uno de ellos».

Para su sorpresa, reconoció a uno de los visitantes: era Cyril Weiss. Creyó que era otro contactado, pero en realidad, «Cyril» era un pleyadiano infiltrado en la sociedad terrestre.

En aquel Primer Encuentro, que duró unas 8 horas, los Emisarios Pleyadianos le explicaron a Enrique cómo son capaces de trasladarse a cientos de años-luz de distancia, cómo se alimentan de clorofila, e incluso en qué partes está equivocada la Teoría de la Relatividad.

De hecho, su dominio del tiempo les llevó a anunciarle una serie de acontecimientos por suceder en las décadas siguientes, incluyendo la aparición del SIDA, las Guerras del Golfo Pérsico y una Tercera Guerra Mundial. Los vaticinios se dividen en «Nueve Tiempos» o etapas, y que, como aseguraba Enrique, «no tiene por qué cumplirse, si la Humanidad desea evitarlo».

A este respecto, Krunula le dijo: «El futuro es modificable, incluso con el pensamiento, además del constante accionar del hombre».

Los siguientes Encuentros Físicos

A ese Primer Encuentro Cercano, le siguieron otros cuatro:

  • El 18 de Noviembre, también a las 20 horas, en los llanos orientales de Colombia.
Fúquene

Laguna de Fúquene, escenario del tercer Encuentro de Enrique Castillo Rincón con los pleyadianos de Shielho.

  • El 3 de Julio de 1974, a las 19 horas. En esta ocasión, un grupo de 13 personas, liderado por Enrique, fue convocado a un avistamiento programado en la Laguna de Fúquene, al Este de los Andes colombianos. El grupo fue testigo de la aparición de una nave pleyadiana a corta distancia. Además, los pleyadianos le dijeron telepáticamente a Enrique que su esposa estaba embarazada, y le pidieron que bautizara a su hijo como Orhion Yamaruk, nombre de un líder pleyadiano. A las dos hijas que tuvo después Enrique, también las bautizó con nombres pleyadianos: Daiyiani y Joninka.
  • El 23 de Diciembre de 1974, en el Alto Perú, entre Bolivia y Perú. En esta ocasión, contactados de diferentes lugares del mundo fueron convocados al lugar para el Encuentro. Al menos 23 personas asistieron. A todos, les dijeron los pleyadianos que tenían libre albedrío para usar la información recibida como quisieran.
  • El quinto y último Encuentro se desarrolló del 29 al 31 de Enero de 1975 a orillas del Océano Pacífico.

El 17 de Febrero de 1976, una nueva llamada telefónica le anunció a Enrique el fin de los Encuentros. A diferencia de otros presuntos contactados, Enrique aceptó esto, y no fundó ninguna secta o grupo de adeptos, ni se rodeó de una aureola de elegido...

Después de los Encuentros Físicos

OGAH 1

«OVNI: Gran Alborada Humana», Tomo 1.

OGAH 2

«OVNI: Gran Alborada Humana», Tomo 2.

En los años siguientes, Enrique preparó un libro en donde contaría toda su historia en detalle, pero este no llegó a publicarse hasta 1995. El título: «OVNI: Gran Alborada Humana. Historia Verídica de un Hombre Contacto».

Mientras tanto, dio conferencias y entrevistas. Al respecto, su hija Daiyiani comentó:

«Mi papá habló, se sometió al escarnio público de decir que era un contactado y asegurar que se encontró con extraterrestres. Eso no lo hace cualquiera. Es difícil salir a decir que pasó ese tipo de experiencias».

En su libro, Enrique reconoció que, tras difundir su historia, se convirtió en un «paria» para muchos de sus allegados, pero también aseguró desconocer la razón por la que lo contactaron.

«¿Fue una casualidad? ¿Me seleccionaron al azar para ser portador de algún mensaje o sabiduría proveniente de las estrellas? ¿Cómo a un hombre de clase "sanduche" [clase media], como yo, le asignan una "ingrata" tarea, la cual me ha acarreado burlas, calumnias y nombres de toda clase contra mi dignidad?».

Enrique falleció el 16 de Septiembre de 2013, a sus 83 años de edad...

Información Cosmohistórica

Según Enrique, los pleyadianos de Shielho le confirmaron la información que, de alguna forma, ya se encontraba en el gnóstico Libro Secreto de Juan:

En las 4 primeras Edades de la Creación, esta se mantuvo perfecta.

Hace 4.500 millones de años, en el Sistema del Sol Dorado de Armozel, surgió la primera Humanidad perfecta, la Humanidad Dorada, que habitó en los «Reinos» o Planetas Gracia, Verdad y Forma, iniciándose así la Primera Edad de la Creación.

Al final de esta, los armozelianos fueron al Sistema del Sol Plateado de Oroyel, y crearon otra Humanidad, la Humanidad Plateada, en los Planetas Pensamiento, Percepción y Memoria, iniciándose así la Segunda Edad de la Creación.

Al final de esta, los oroyelianos fueron al Sistema del Sol Bronceado de Daveithai, y crearon otra Humanidad, la Humanidad de Bronce, en los Planetas Comprensión, Amor e Idea, iniciándose la Tercera Edad de la Creación.

Al final de esta, los daveithaianos fueron al Sistema del Sol Férreo de Eleleth, y crearon otra Humanidad, la Humanidad de Hierro, en los Planetas Perfección, Paz y Sabiduría (Jokmá en hebreo, Sofía en griego), iniciándose la Cuarta Edad de la Creación.

Yaldabaoth y la Rebelión Extraterrena

En Sofía fue donde se degradó la Creación Original. Hace 150 millones de años, estalló allí la llamada Rebelión Extraterrena, a la que se luego se unirían otros 35 mundos.

Allí, por inocencia e ignorancia, los sofianos invirtieron las Leyes de la Creación, y terminaron generando, o más bien degenerando, una creación abominable: el Dragón Yaldabaoth, la Serpiente Antigua.

Los sofianos rebeldes o yaldabaotistas llegaron a corromper su genética, lo que los obligó a mezclar su ADN Humano perfecto con el de diversos humanoides, reptiles, aves y cuadrúpedos.

Los rebeldes consumieron todos los recursos de su planeta, destruyéndolo, así como a gran parte de la Humanidad Sofiana, y así hicieron también con los planetas vecinos del Sistema Eleleth, viéndose obligados a emigrar a otros Sistemas, para invadir nuevos mundos, que también destruyeron, junto a sus Humanidades.

Durante 75 millones de años, el espíritu infernal de Yaldabaoth vagó por diferentes Sistemas, destruyendo mundos antes de llegar a la Tierra.

Se desataron Guerras Cósmicas en lugares como Lira y las Pléyades, en donde las Humanidades lucharon para desterrar a ese espíritu tenebroso de sus mundos.

En Lira surgió un caudillo notable, el Comandante Ashtar Sheran, quien venció al Dragón Extraterreno, y lo «arrojó a la Tierra», encarcelándolo aquí, junto a sus adeptos. Este hombre será conocido en la Tierra como el Arcángel Miguel.

La Rebelión en la Tierra: Atlantis y Mu

Una vez en la Tierra, los Arcontes de Yaldabaoth copiaron rasgos del Hombre Original para crear una nueva raza de humanos, que estuviese bajo su control: la Humanidad de Hierro y Barro, hace unos 300.000 años. Posteriormente, los Rebeldes se unieron a las hijas de los hombres, engendrándoles a los gigantescos Nefilim.

Hace 75.000 años, los Arcontes se establecieron en las tierras de Atlantis, en el Océano Atlántico, fundando la civilización del mismo nombre. Por contraparte, los Hombres de Shielho se establecieron en las tierras de Mu o Kasskara, en el Océano Pacífico.

El objetivo de los Arcontes siempre fue establecer una Sinarquía o Gobierno Mundial, en manos de ellos. Una vez tuviesen el control total sobre la Tierra y su Humanidad, podrían salir de la Tierra, expandiendo su Imperio por otros mundos; pero la base de Shielho en Merui, capital de Mu, les impedía cumplir con estos sueños.

Entonces, los Arcontes dividieron artificialmente sus fuerzas en dos bandos, para justificar un desarrollo militar y acumulación de armas desmedidos, con pequeños enfrentamientos entre ambas fuerzas durante miles de años.

Finalmente, hace 12.000 años, los Arcontes se sintieron seguros de su poderío militar y atacaron Merui con armas nucleares, y continuaron atacando el resto de la tierra de Mu, hasta provocar el hundimiento de la mayor parte de ella. Pero los Hombres de Shielho habían previsto esta situación, lograron evacuar a parte de la población muana hasta América antes, y respondieron sobre Atlantis, causando su hundimiento y el llamado Diluvio Universal.

Yaldabaoth-Jehová y el Pueblo Elegido

Miles de años después, Yaldabaoth pactó con un hombre de Mesopotamia llamado Abram, a quien cambió el nombre a Abraham. Su primer hijo fue Ismael, de quien descienden los árabes. Pero luego tuvo otro hijo llamado Isaac, y este se convirtió en el Hijo de la Promesa. Isaac tuvo un hijo llamado Jacob, cuyo nombre fue cambiado a Israel, de quien viene el pueblo del mismo nombre. Bajo el nombre de Jehová, Yaldabaoth hizo un Pacto con este pueblo, prometiéndole el dominio mundial.

Pese a todo, los Hombres de Shielho contactaron a diferentes hombres dentro del pueblo de Israel, que se convirtieron en profetas. Antes, en tiempos antediluvianos, habían contactado con Enoc. A partir de este momento, contactaron a Elías, Isaías, Jeremías, Ezequiel, Daniel, y finalmente a San Juan, autor del Apocalipsis. También estuvieron presentes durante la vida de Jesucristo, el Hijo del Hombre, quien vino a hablar sobre el Padre Innominado, refiriéndose a Yaldabaoth como «el Dios de este Mundo».

Ante la propagación del Evangelio del Cristo, miembros del Pueblo Elegido se infiltraron en la naciente Iglesia, para corromperla y tergiversar el mensaje. Igualmente, Yaldabaoth volvió a su estrategia de «los dos bandos» y, así como se había presentado como Jehová ante el Pueblo de Israel, dando origen a la religión que hoy conocemos como Judaísmo, se presentó también con el nombre de Alá para el Pueblo de Ismael (los árabes), dando origen a una nueva religión: el Islam.

El futuro: De la Tercera Guerra Mundial al fin de la Rebelión Extraterrena

Durante siglos, la élite del Pueblo Elegido ha conspirado para instaurar la Sinarquía, y esos planes siguen en pie. Los Illuminati son parte de esta Gran Conspiración. Preparan una Tercera Guerra Mundial, que iniciará como una Gran Guerra del Medio Oriente entre el país judío de Israel y los países islámicos que lo rodean.

El país de Israel aprovechará este conflicto para expulsar a los palestinos de sus tierras, expandirse ocupando territorios sirios, jordanos y egipcios, volar la islámica Cúpula de la Roca en Jerusalén, y construir en su lugar el Tercer Templo para adorar a Jehová-Yaldabaoth, con los sacrificios de sangre correspondientes.

El contacto de Enrique se inició poco después del inicio de la Guerra de Yom Kipur, en el que el país de Israel se enfrentó a varios países árabes y los venció. Esto fue solo un ensayo de lo que aún está por venir.

Cuando llegue el momento, hará su aparición un hombre que hará que Israel y los demás países del Medio Oriente firmen la paz. Los sinarcas convertirán a este hombre en un gobernante mundial, y lo presentarán como el Mesías, pero será en realidad el Anticristo, predicho en los pasajes de la Biblia inspirados por los Hombres de Shielho.

Este Antimesías gobernará el mundo durante 7 años, pero finalmente, el Verdadero Mesías, volverá con las Naves del Shielho a destruir el Gobierno de la Bestia en la Batalla de Armagedón, e inaugurar la Nueva Era.

Dice el Apocalipsis que el Mesías volverá con un nombre nuevo. Los Pleyadianos de Shielho le dijeron a Enrique que ese nombre será RAMRIDAM, que significa «Memoria (RAM) del Poder que creó (RI) al Ser Humano (DAM)».

Los Emisarios de Shielho le dijeron a Enrique que, además de las Visiones de San Juan plasmadas en Apocalipsis, ellos han preparado otros eventos en los cuales se entregaron profecías para advertir del Fin de los Tiempos. Uno de estos eventos fueron las Apariciones de Fátima, iniciadas en 1917.

Organizaciones ufológicas fundadas por Enrique Castillo Rincón

  • ICICE: Instituto Costarricense de Investigaciones Científicas y Exobiológicas.
  • IHIFE: Instituto Hondureño de Investigación de Fenómenos Extraterrestres.
  • ICIFE: Instituto Colombiano de Investigación de Fenómenos Extraterrestres.
  • IVIFE: Instituto Venezolano de Investigación de Fenómenos Extraterrestres.
  • IEIFE: Instituto Ecuatoriano de Investigación de Fenómenos Extraterrestres.

Difusores actuales del «Mensaje de Shielho»

Hoy en día, Enrique está fallecido, pero el «Mensaje de Shielho» se sigue difundiendo por Internet y especialmente por YouTube, principalmente a través de dos mensajeros:

  • Carlos Ariel Torres, también conocido como Solraser (su presunto Nombre Cósmico), y «El Sembrador».
  • Gabriel Cardona, más conocido como «Niño Nuevo».
  • También Daiyaini y Joninka Castillo, hijas de Enrique, difunden la información recibida por su padre.

Fuentes de información para este artículo

  • «OVNI: Gran Alborada Humana» (Enrique Castillo Rincón, 1995).
  • «Los Contactados» (Óscar Zapién Jimeno, 1995).
  • «Contactados: ¿Existen personas capaces de comunicarse con Extraterrestres?» (Monográfico de la revista española «Más Allá de la Ciencia», Abril de 1997).
  • «El Origen del Mal» (Video del canal de YouTube Flecha Antigua).
Advertisement